Fallo del sorteo por el primer aniversario :)

¡Saludos a todos!

Por fin os traigo el fallo del sorteo celebrado por motivo del primer aniversario del blog :) Antes que nada agradecer de nuevo tanta participación así como el interés de aquellos que me habéis enviado un relato para obtener puntos extras y entrar a formar parte de ese otro sorteo en el que el autor del relato elegido recibirá unos detallitos :) Primero, os dejaré la captura de pantalla del número que ha salido en Random.org:


** El ganador deberá enviarme un correo (con sus datos para realizar el envío) reclamando el premio en un plazo máximo de 48 horas desde la publicación de esta entrada; de no recibir ningún correo por su parte volvería a realizar el sorteo del mismo modo entre el resto de participantes.

Y, para terminar, compartiré el relato que más me gustó y por el que me he decidido como ganador, a pesar de que me ha costado elegir ya que no terminaba de decantarme entre unos pocos UxD U:_D Finalmente, el autor y título del relato ganador es.....

Tifa - "1-2-3"

Hacía tiempo que no leía nada de misterio y con ese tinte estilo "Historias para no dormir", o "El club de medianoche" x"D y también me recordó al estilo de historia de Poe, éstas que te dejan los pelillos de punta :P Así que a pesar de que me costó elegir, porque especialmente me gustaban otros 3 o 4 más, me he decidido por éste ^^

**
El ganador deberá enviarme un correo (con sus datos para realizar el envío) reclamando el premio en un plazo máximo de 48 horas desde la publicación de esta entrada; de no recibir ningún correo por su parte escogería el segundo relato que más me gustó y así sucesivamente.


Mi enhorabuena a los dos ganadores, ya sabéis, enviadme un correo para reclamar vuestros premios junto con los datos postales necesarios par su envío (tal y como irían escritos en el sobre/paquetito) ^^ Me despido no sin antes volver a agradeceros a todos el interés y desearos suerte en futuros sorteos, quién sabe :) Os dejo el relato ganador a continuación ^^

Uno, dos, tres.


Cada noche escucha tres golpes en la puerta de su habitación. Sólo tres, firmes y contundentes. A medianoche.


La primera vez creyó haberlo imaginado. Sin embargo, a medida que pasaban las semanas, este hecho se convertía en una especie de hábito. Cuando daban las doce, él sabía que estaban a punto de producirse los tres golpes. Y poco a poco, comenzó a sentir intranquilidad, que más tarde sería miedo, ante este hecho inexplicable.


Su mujer Laura aseguraba no escuchar sonido alguno. Incluso una vez se mantuvo despierta junto a él, y pese a que la cara de terror de Sergio la hacía sufrir por él, no era capaz de comprender qué ocurría. El joven seguía oyendo los golpes.


Para Laura, su marido era todo cuanto tenía. Una vez ella estuvo muy enferma, y fue él quien encontró la cura a su enfermedad. Aunque Sergio dejó a medias la carrera de Medicina con tal de buscar un trabajo inmediato y cuidar de ella, los conocimientos adquiridos durante los cuatro años que estuvo acudiendo a la facultad habían dado sus frutos. Así pues, la joven sólo pensaba en ayudarlo. Él le había dado la vida, de modo que ella haría cuanto estuviera en su mano para ayudarle.


Él parecía consumirse por el miedo. Paulatinamente se convirtió en un hombre esquivo, asustadizo, silencioso. Caminaba por el pasillo con las piernas temblando, comía lentamente y sin dejar de mirar nerviosamente a un lado y a otro. Cuando Laura le comunicó que había encontrado a una vieja conocida, ahora psicóloga, que había decidido atenderle a buen precio, aceptó visitarla al menos una vez. Salir de casa lo aterraba y a la vez le daba tranquilidad.


La psicóloga observaba, una vez por semana, al hombre aparentemente paranoico que tomaba asiento delante de ella. No centraba la vista, cada día formaba frases con menos coherencia que la vez anterior, parecía estar viendo algo que los demás no eran capaces de ver. Parecía estar haciendo referencia a algo sobrenatural, ¿fantasmas? Pero él nunca hablaba de muertos. Sólo hacía referencia a la gente que le había ayudado. Sin embargo, cuando ella le preguntaba por esas personas, Sergio parecía mirarla, o más bien mirar a través de ella, con la mirada perdida.


Uno, dos, tres.


El nerviosismo de Sergio iba a peor. Ya ni siquiera era capaz de hablar con Laura para expresarle sus miedos. Ella sentía estar cuidando de un enfermo terminal. Comenzó a sentirse culpable. Es decir: ella estuvo a punto de morir un año atrás y, no obstante, su marido hizo lo imposible por salvarla. ¿Existiría la posibilidad de haber cambiado sus destinos? Poco a poco veía, impotente, cómo él la iba abandonando.


Un día, la joven se dirigió al hospital en el que estuvo ingresada. Habló sobre su marido con los médicos que la atendieron a ella en el pasado, les explicó todo lo sucedido, pero ellos sólo le recomendaban que lo internara en un centro psiquiátrico. Laura no entendía esa opción como válida, dado que ni siquiera sabía cuál fue el motivo del cambio repentino de Sergio.


Cuando, desesperada, salía por la puerta, uno de los bedeles del hospital se acercó a ella y susurró:


-Su marido está pagando por el crimen que cometió hace un año.


-¿Qué crimen? –inquirió ella, con los ojos abiertos como platos.


El hombre no volvió a hablar. La observó fijamente durante unos instantes y desapareció entre un grupo de médicos que parecían correr con urgencia.


Laura corrió hacia su casa, con un mal presentimiento recorriendo su cuerpo. De la puerta de su habitación salía un enorme charco de sangre. Llamó a la policía antes de entrar.


Llorosa y asustada, abrió la puerta lentamente. Pero, contra todo pronóstico, allí no había absolutamente nadie. Volvió a la calle, con un bloqueo mental que imposibilitaba cualquier pensamiento coherente. Llamó al móvil de Sergio, pero nadie atendía la llamada.


La policía no encontró a nadie en toda la casa. La sangre, sin embargo, era de Sergio, pero nunca supieron cómo había llegado hasta ahí. Él no volvió a aparecer, y nadie pudo dar una explicación al respecto.


Dos años más tarde, y en un día oscuro y lluvioso, Laura se encontraba depositando un ramo de flores en la tumba que habían declarado de su esposo cuando un hombre se detuvo junto a ella.


-Usted era su mujer, ¿verdad?


Laura asintió, sorprendida. El hombre le parecía extrañamente familiar.


-Yo era el bedel del hospital cuando usted estuvo ingresada tanto tiempo.


La mujer abrió la boca para hablar en voz alta y decidida, pero de sus labios sólo salió un hilo de voz.


-Usted fue el que mencionó un crimen que había cometido mi marido, pero nunca pude encontrarle para que me explicara a qué se refería. Él me salvó la vida; no era un delincuente.


Sombrío, el hombre no se demoró en contestar:


-Le salvó la vida, pero a costa de otras. Su esposo asesinó con sus propias manos a tres personas para poder salvarla.


De repente, Laura sintió como si encajara piezas. Siempre había escuchado que ella tenía un tipo de sangre peculiar que pocas personas tenían en el mundo. Cuando estuvo ingresada, los médicos no encontraban esperanza porque no hallaban donantes de su misma sangre con tal de realizarle una transfusión.


-¿Quiere usted decir que…?


-Al menos, tres personas fueron asesinadas. Tres, curiosamente, con su misma sangre. La policía no obtuvo pruebas suficientes para procesarle mientras usted todavía se encontraba en el hospital. No obstante, yo estoy seguro de saber lo que ocurrió.


Uno, dos, tres.


Cada noche, Laura visitaba la tumba de su marido y siempre, sin excepción, escuchaba tres golpes a medianoche, como si alguien quisiera entrar en su tumba. Nunca supo los motivos de su desaparición, y prefirió pensar en ello lo menos posible, recordándolo como un afectuoso marido, y no como un asesino. Así, aceptar su vida tal y como era resultaba más fácil.

17 comentarios:

sRy_ dijo...

Felicidades a las dos! :)

Tatty dijo...

Felicidades!!

Déborah F. Muñoz dijo...

´jo, por dos números no me tocó XD
felicidades a los dos!

Cris dijo...

No lo entiento, q numero gana?

Isabel dijo...

Felicidades a las dos ganadoras! ;)

El relato de Tifa está muy bien, a que se lo merece.

Un besazo y gracias por el concursoo! ;)

Babel dijo...

Estupendo todo, relato y concurso. Gracias por la oportunidad y felicidades a la ganadora!
Un besote.

HarLe dijo...

@Cris el número elegido por random como ganador es el 429 (el que se ve en la imagen) ^^'

Gracias a vosotros por participar :)

Katnis dijo...

felicidades a delphi!

Mrs Brightside dijo...

¡Felicidades! ^^

Pasajes románticos dijo...

¡Felicidades!
un beso

Liz dijo...

muchas felicidades y que buen relato!

besos!

Tifa dijo...

...No me lo puedo creer. Venía a leer el resultado, claro, pero no esperaba en absoluto que escogieras mi relato. Y menos que lo comparases con Poe y demás. ¡¡Muchísimas gracias!! >__<· <3 De verdad, estoy como unas castañuelas ahora mismo TvT·!! Mil gracias >________<· .


Enhorabuena a la ganadora del sorteo, por supuesto =D . Y de nuevo, gracias ;_;· , ¡en serio que me ha hecho mucha ilusión!

Judith dijo...

Muchas felicidades a la ganadora !!
estuve cerca ja ja!!
y a la ganadora del relato felicidades también!!
había dejado un comentario en el post equivocado por eso lo borre.
besos ^ ^

Maria dijo...

Qué sorpresa cuando he visto el resultado!!! es el primer concurso que gano y me ha hecho mucha ilusión! Estoy loca de contenta porque después de un día muy duro he tenido recompensa!
Muchas gracias!!!!
PD Acabo de leer el relato y está genial! Enhorabuena!!!

PD: Muchas gracias a todos y Harle por realizar el concurso! Qué ilu!

Talisman dijo...

Muchas felicidades!! Y gracias por el sorteo guapa!! Un besote!

maryn dijo...

Mucha felicidades a las ganadoras y gracias por el concurso, bay.

Leyna dijo...

¡Felicidades! ^^

Publicar un comentario en la entrada

Hazte leer y comenta de forma respetuosa :)